Aplicaciones de la espuma de poliuretano

espuma poliuretano

En todo arsenal de un manitas existen una serie de herramientas y de materiales imprescindibles. Todos utilizamos martillo, llaves inglesas, taladros y también estamos familiarizados con la silicona o diferentes tipos de adhesivos de montaje, pero quizás no conozcáis o no hayáis usado la espuma de poliuretano, un elemento de fijación, pero sobre todo de aislamiento fundamental al realizar obras en casa como instalación de ventanas, tabiques o puertas.

¿Qué es la espuma de poliuretano?

La espuma de poliuretano (o también denominada gomaespuma) es un material plástico creado por una gran cantidad de burbujas.

La espuma se crea a partir de dos compuestos en estado liquido dentro de un spray que al mezclarse y proyectarse sobre una superficie generan una reacción química que se convierte en el material que todos conocemos de forma coloquial como gomaespuma. Los elementos químicos utilizados para generar esta reacción varían entre los diferentes tipos de poliuretano utilizado, así como los aditivos añadidos para darle las propiedades propias de cada producto, pero químicamente siempre se trata de un poliol y un isocianato.

¿Para qué sirve la espuma de poliuretano?

La espuma rígida de poliuretano se puede utilizar proyectándola tal y como hemos comentado anteriormente o mezclando sus dos componentes antes de su aplicación. La ventaja de la espuma proyectada es que conseguiremos una mejor adherencia a la superficie a impermeabilizar.

Esta es una de las principales características de este material, el aislamiento térmico que se consigue. Es por eso muy utilizada al colocar ventanas para rellenar los huecos que quedan entre el muro y el marco con un material adaptable, resistente y que aísla la estancia de manera eficaz. También se puede utilizar para rellenar espacios entremuros de tal manera que se consigue un perfecto aislamiento del exterior.

Su capacidad de rellenar espacios con relativamente poca cantidad de material es otra de sus virtudes. Al venir separada en dos compuestos y no adoptar su forma final hasta que estos son mezclados y proyectados, el volumen que ocupa es muy reducido. Al utilizarla, la reacción química que se produce genera una gran cantidad de gas que queda atrapado en el interior de la espuma haciendo que multiplique por varias veces su volumen original.

Propiedades térmicas e impermeables

La espuma como ya hemos mencionado esta compuesta de gas atrapado en el interior del material. Este gas tiene una conductividad térmica muy baja, de tal manera que no deja que el calor lo atraviese, siendo esta la razón por la que la espuma es tan buen aislante térmico.

Además al comprar espuma de poliuretano de buena calidad nos aseguraremos de que disponemos de un material duradero y resistente, con un periodo de vida que puede ser mayor de 50 años. Aparte de esta durabilidad y aislamiento, la espuma es también, impermeable y estanca, no dejando que el agua ni la humedad entren en la vivienda.

Protección frente al fuego

Una de las desventajas de la espuma de poliuretano standard es que es combustible. Es por eso que en caso de utilizar una espuma para rellenar techos y paredes, tengamos que aislarlos mediante elementos resistentes al fuego para evitar incendios. La otra posibilidad es utilizar una espuma de poliuretano ignífuga, que por un poco más de dinero nos dará una gran tranquilidad en ese aspecto.

Otras ideas que quizás te gusten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *